El aire comprimido se utiliza en infinidad de procesos de producción en la industria alimentaria: la mezcla, el corte, la pulverización, el envasado, el llenado, limpieza de envases…

El contacto del aire comprimido con los alimentos puede ser tanto directo como indirecto. Este contacto convierte al aire comprimido en una potencial fuente de contaminación que tenemos que controlar.

Las impurezas del aire comprimido, como partículas sólidas, aceite residual, hidrocarburos, microorganismos, pueden contaminar los productos que estamos fabricando/manipulando.

La presencia de estas impurezas en el aire comprimido provoca presencia de humedad o liberación de algunos olores y sabores desagradables que comprometen la calidad del producto.

La ISO-8573 nos permite saber que valores son aceptables con el fin de controlar la calidad del aire comprimido.

Calidad el aire comprimido en la industria alimentaria

Las normativas internacionales como IFS, BRC e ISO 22000, recomiendan incorporar la calidad del aire comprimido en el APPCC, y dependiendo del tipo de producción, tratarlo como un punto crítico de control.

La ISO-8573 recoge un conjunto de normas enfocadas a regularizar los estándares en la calidad del aire comprimido.

Esta normativa, y en particular la ISO 8573-1:2010, regula los valores máximos admitidos de partículas, humedad y aceite en el aire comprimido. En la siguiente tabla podemos ver cada clase de Aire con sus características, siendo las de clase 1 las más exigentes.

Para definir, el tipo de aire comprimido en el punto de medición se debe incluir la siguiente información, en el orden que se indica a continuación y separada por dos puntos:

ISO 8573-1 Clase A: B:C Dónde,
«A» corresponde al valor de clase definido para partículas sólidas en la tabla anterior.
«B» corresponde al valor de clase definido para el agua en la tabla anterior.
«C» corresponde al valor de clase definido para residual de aceite en la tabla anterior.

Factores que determinan la calidad necesaria del aire

Dependiendo del sector del sistema de producción y del tipo de producto será necesario disponer de una calidad de aire u otra. Por ese motivo, es necesario contar con un sistema muy estructurado para que la preparación del aire comprimido sea lo más eficiente posible.

Lo más recomendable es disponer de preparaciones centralizadas y preparaciones descentralizadas.

Sistema centralizado

En la mayoría de las industrias el aire se utiliza para controlar válvulas, cilindros o pinzas. Para ello es necesario extraer partículas de suciedad gruesa contenidas en el aire para evitar corrosión y desgaste de la maquinaria.

Sistema descentralizado

En estos casos el Aire comprimido es parte del proceso, por ejemplo, se usa, para soplar moldes, o para envasar un producto.

La pureza del aire requerida es superior, pero sólo necesitamos este tipo de aire en zonas muy específicas, por ese motivo se recomienda generar este tipo de aire de manera descentralizada cerca de donde se vaya a consumir y en la cantidad justa. Al tener un recorrido más corto, evitamos también problemas de renovada contaminación durante el recorrido del aire, que se puede producir por ejemplo a consecuencia del oxido procedente de los tubos.

Recomendaciones para cada tipo de uso

En función de las necesidades del producto final, se requerirá un tipo de aire u otro. Según la ISO8573 las recomendaciones para cada tipo de uso son las siguientes:

Uno de los casos más habituales en la industria alimentaria es cuando el aire comprimido se utiliza en contacto directo con el producto. Teniendo en cuenta la tabla anterior, lo que necesitamos es una cascada de filtración Clase 1:2:1

Primer número “1”. Se refiere a la calidad del aire en partículas sólidas. En este caso el requerimiento es de un aire comprimido con menos de 20.000 partículas por m³ entre 0,1 y 0,5 micras. Menos de 400 partículas por m³ entre 0,5 y 1 micra y menos de 10 partículas por m³ entre 1 y 5 micras.

Segundo número “2”. Se refiere al punto de condensación bajo presión, que en este caso debe ser de -40 ºC.

Tercer número “1”. Se refiere al máximo residual de aceite permitido, que en este caso es de 0,01 mg/m³.

Es decir: Partículas sólidas clase 1, Agua Clase 2 y Aceite Clase 1.

Cascada de filtración de aire

Para conseguir el tipo de aire que nos interesa, debemos establecer una cascada de filtración con diferentes filtros en distintos puntos adaptándonos a la realidad de cada industria.

Las directivas y recomendaciones de VDMS y BCAS nos permiten seleccionar cascadas de filtración apropiadas para cada caso concreto y así poder cumplir con los requisitos de la ISO8573.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.